Tratamiento hormonal

Las personas trans y/o intersex que desean masculinizar sus cuerpos, incian terapias o tratamientos hormonales con la hormona testosterona. Entre los efectos más frecuentes del tratamiento con testosterona están:

Desaparición de la menstruación o reducción en la cantidad y periodo de duración.

Aparición y distribución masculina del vello corporal. Crecen vellos donde no había y en algunas personas dependiendo de la edad, comienza una caída del cabello o alopecia.

La voz obtiene un timbre más grave como resultado del crecimiento de la mucosa laríngea, con el consecuente engrosamiento de las cuerdas vocales. Por todo ello, la manzana (cartílago tiroides) sobresale más.

Reestructuración de la grasa corporal. Se pierde grasa subcutánea y también se pierde la forma femenina característica en caderas y glúteos. La grasa tiende a alojarse en la zona abdominal.

Se produce una mayor síntesis de proteínas, lo cual da un aumento de la masa muscular, y por tanto, de la fuerza y potencia. También aumenta el peso, como consecuencia del aumento de masa magra corporal (unos 4 Kg. aprox.)

La reducción de las mamas, si se da, es mínima. Ni el color ni el tamaño de las aureolas  variarán con el tratamiento hormonal.

La piel aumenta su espesor ya que se vuelve más rica en colágeno, por lo que se transforma en una piel más áspera.

Aumento de la libido o deseo sexual.

Aumento del tamaño del clítoris (Megaloclítoris). Su crecimiento es muy variable. En la mayoría de los casos se sitúa entre los 4-6 cm.

Los andrógenos estimulan la eritropoyesis, es decir, la producción glóbulos rojos en la médula ósea. Se produce un incremento de los glóbulos rojos en la sangre y de ahí el riesgo de tromboembolismos. También aumentan los niveles de colesterol y triglicéridos, que contribuyen al desarrollo de arterioesclerósis.

La testosterona tiene un efecto vasodilatador sobre las arterias periféricas.

Aumenta el metabolismo basal, que es la energía necesaria para mantener el organismo en funcionamiento pero en reposo. Como consecuencia del efecto anabólico de la testosterona, se produce un aumento de la cantidad de proteínas (especialmente las enzimas), lo cual aumenta la actividad celular, y por consiguiente, el gasto energético.

Incremento de la retención y depósito de calcio en los huesos. Esto produce un ligero aumento de la densidad ósea, aumentando así el grosor de algunos huesos, especialmente los esponjosos (mandíbula y pelvis). La testosterona contribuye también al mantenimiento de la masa ósea.

La testosterona no sólo aumenta la energía, sino que contribuye a retrasar la aparición de la fatiga, aumentando, por consiguiente, el rendimiento físico.

Aumento de la tensión arterial (hipertensión), con el consiguiente riesgo cardíaco.

– Aparición de acné y seborrea.

– Las hormonas esteroides pueden aumentar la retención de sodio en los riñones, afectando así al equilibrio electrolítico e hídrico.

– Esterilidad parcial, a consecuencia de la desaparición del proceso de ovulación. Esto es reversible si se suspende el tratamiento, pero no si se ha realizado la extracción quirúrgica del útero o histerectomía.

Tratamiento

El tratamiento más frecuente es mediante inyecciones de testosterona que se aplican en los glúteos o muslos. Actualmente en Chile, la testosterona que más se utiliza y está disponible para este tratamiento se vende bajo el nombre comercial de Nébido (Undecanoato de Testosterona) en una ampolla de 1000 mg y 5 ml y se aplica cada 2 a 6 meses, dependiendo de las necesidades y respuesta al tratamiento de cada persona.

Un exceso de testosterona como un disminución brusca en los niveles de testosterona, producirá efectos negativos en la salud de la persona afectada por lo tanto es importante controlar los niveles y efectos de la testosterona con un especialista (endocrinólogo/a).

Unos exámenes mínimos previos al inicio del tratamiento deben considerar:

Hemograma
Hepatograma (Perfil Hepático)
Glicemia
Creatininemia
Acido úrico
Proteinograma
Colesterol total, HDL y LDL
Triglicéridos
TSH y T4 libre
Testosterona total y libre
Prolactina
FSH
LH
HCV IgG
Anti core HVB IgG y HbsAg

En ocasiones como parte del tratamiento además se receta un inhibidor de gonadotropinas. Las gonadotropinas son hormonas secretadas por la hipófisis y tienen por misión regular los niveles de producción de estrógenos y testosterona en los ovarios y testículos. Al inhibir o limitar a acción de las gonadotropinas, se disminuyen los niveles de testosterona en personas cromosómicamente XY y de estrógenos en personas cromosómicamente XX. Este tratamiento con inhibidores, suele ser recetado a adolescentes trans para evitar que desarrollen características sexuales indeseadas como por ejemoplo el crecimiento de las mamas, crecimientos de vellos, engrosamiento de la voz, etc. dependiendo de cada caso.

Revisa documento sobre los efectos negativos de la automedicación con hormonas…

Si necesitas contactar con un endocrinólogo especialista en Santiago puedes contactar con:

– Dr. Rafael Ríos: atiende en Clínica Vespucio ( Av. Serafín Zamora 190 , La Florida, Ver mapa ) en modalidad bono FONASA, Isapre y particular.

Para reservar horas por internet.

Para reservar horas por teléfono: (02) 2 470 7000.

El Dr. Ríos también atiende en Clínica Fundación Arturo Lopez Perez ( Av. Rancagua 878, Providencia, Ver mapa ) en modalidad bono FONASA, Isapre y particular.

Para reservar horas por internet.

Para reservar horas por teléfono: (02) 2 4457277 – (02) 2 4205145

Dr. Enzo Devoto: atiende en su consulta sólo de forma particular (valor consulta $50 mil) Dirección: Av. Hernando De Aguirre 194 Of. 62 Providencia, Ver mapa.

Para reservar horas por teléfono: (02) – 2 2314407

Dr. Fernando Carvajal Pizarro: Especialidad Endocrinología Adulto, atiende en Clínica Hospital del Profesor (Alameda # 4860, metro Ecuador) en modalidad bono FONASA, Isapre y particular. Para reservar horas por teléfono: (02) 2 299 6000

Atenciones de salud con especialistas en tratamiento hormonal en el sistema público

Existen algunos establecimientos de salud pública (hospitales) que realizan atenciones de tratamiento hormonal para personas trans. El CDT (Centro de Diagnóstico y Tratamiento) del Hospital San Borja Arriarán (Av. Santa Rosa 1234, Santiago. Ver mapa) es uno de ellos. En este recinto atiende el Dr. Rafel Ríos, en la sección de endocrinología adulto. Para acceder al CDT se debe llegar derivad* desde un consultorio de las comunas de Santiago, Estación Central, Cerrillos, Maipú o Pedro Aguirres Cerda. Revisa la Red de Atención Primaria (Consultorios) pertenecientes al Servicio de Salud Metropolitano Central del cual depende el Hospital San Borja Arriarán.

En el CDT del Hospital Sótero del Río ( Av. Concha y Toro 3459, Puente Alto. Ver mapa) se han atendido algunas personas trans con la Dra. María Alejandra Cartes. El CDT del Hospital Sótero del Río, recibe a las personas derivadas de los consultorios de las comunas de La Florida, San Ramón, Puente Alto, La Granja, Pirque, La Pintana y San José de Maipo. Revisa la Red de Atención Primaria del Servicio de Salud Metropolitano Sur Oriente del cual depende el Hospital San Borja Arriarán.

En el Hospital Las Higueras de Talcahuano (Alto Horno 777, Talcahuano. Ver mapa) se atienden tratamientos hormonales para personas trans a cargo del Dr. Rodrigo Baeza o Dra. Maite Candia. Para acceder al Hospital Las Higueras se debe llegar derivado de un consultorio de la Red de atención primraria (APS) correspondiente a Talcahuano. Revisa los establecimientos de la Red de Atención Primaria Talcahuano.

Inscripción en un consultorio de atención primaria

Para inscribirse en un consultorio determinado, es necesario presentar la cédula de identidad y acreditar un domicilio dentro del sector territorial que atiende ese consultorio. Para acreditar este domicilio, es necesario contar con un certificado de residencia. El certificado de residencia lo entrega Carabineros en la comisaría más cercana al domicilio que se esta acreditando.

Una vez inscrita la persona en el consultorio, esta debe solicitar una hora de atención en la cual explicar las atenciones que requiere por motivos de tránsito de género y solicitar ser derivada al hospital donde atienden los especialistas en endocrinología, urología, ginecología, psiquiatría, etc. con que cuentan los hospitales antes mencionados.

A la hora de ser inscrita en el consultorio, la persona trans y/o intersex, tiene derecho a ser inscrita con su nombre social además de su nombre legal y a ser tratada en todo momento por su nombre social.

Revisa las normas que resguardan el trato a pacientes transexuales, transgéneros, travestis e intersex …